lunes, 23 de diciembre de 2013

Las SICAV

Hoy toca ser políticamente incorrectos. Voy a defender las SICAV, que me perdonen los buenistas. Y no sólo defenderlas, sino pedir que se generalicen a todos los ciudadanos que quieran hacer uso de ellas.

Veamos:


1. La única critica que se puede hacer a las SICAV es que sólo la pueden hacer los ricos (se necesita un capital mínimo de 2.400.000 €).

2. Una SICAV tributa como un FONDO DE INVERSIÓN. Es decir, un 1% de los beneficios reinvertidos y al tipo del ahorro una vez que se retira el beneficio.

3. Por tanto, a los que no tenemos dinero suficiente para crear una SICAV nos hacen pagar al tipo impositivo del ahorro, aún cuando reinvirtamos el beneficio para seguir ahorrando. O bien ahorrar mediante un fondo de inversión.

4. Parece claro que por, al artículo 14 de la constitución, nos deberían permitir al común de los mortales ahorrar en las mismas condiciones que lo hacen los fondos de inversión o los ricos.

En estos tiempos, en los que los ciudadanos somos cada vez más ¿conscientes? de que las pensiones serán cada vez más pequeñas y que el ahorro personal va a ser crucial para nuestro futuro, urge que se unifique y clarifique la fiscalidad del ahorro.

Crítica aparte merece la tributación del ahorro en su totalidad, pero eso será en un otro post.


lunes, 2 de diciembre de 2013

La deuda pública con Rajoy I y Zapatero II

Os dejo el programa de 101TV dedicado a explicar la insostenibilidad de la deuda pública y qué no hizo Zapatero (Rajoy I) ni está haciendo Rajoy (Zapatero II) para controlarla.


viernes, 15 de noviembre de 2013

Hola de nuevo

Hola de nuevo a los amigos de este blog. Lo primero que tenemos que hacer es pedir perdón por el abandono sin aviso del mismo durante tantos meses. Como algunos sabréis, el final del curso anterior ha sido muy absorbente para nosotros, pues, a los quehaceres normales, hemos sumado la organización del Congreso MCDM2013 que se ha celebrado en Málaga este año.

El comienzo del nuevo curso, junto a una cierta resignación (¿por qué no decirlo?) tras comprobar la poca influencia que dos profesores pueden tener en un sistema tan enquistado, ha hecho que de forma no intencionada, hayamos abandonado el blog.

Pero hoy nos hemos cruzado con una entrada de un blog recién descubierto, del catedrático Benito Arruñada, de la Universidad Pompeu Fabra, que ha despertado nuestra necesidad de compartir con todos vosotros nuestros pensamientos. ¿Qué mejor manera de hacerlo que enlazando el artículo? Lo podéis leer aquí.

ALGUNAS IDEAS

Por supuesto que la creatividad y la capacidad crítica son positivas; pero me temo que se usen a menudo como excusa para no ser rigurosos, para justificar que “todo vale” y evitar el trabajo que comporta la acción crítica y corrección de errores.

miércoles, 8 de mayo de 2013

Nos engañan el PP y el PSOE

Os dejo el EconoNuestra dedicado a las distintas mentiras que nos cuentan el PP y PSOE para disimular en lo que ambos están de acuerdo: no tocar EL GASTO POLÍTICO.


viernes, 26 de abril de 2013

Normas para la Elaboración de la Programación Académica


Os reproducimos las normas para la elaboración de la Programación Académica en su apartado de Sistemas de Evaluación. Lo hacemos sin añadir ningún comentario. Esperamos los vuestros:

TEXTO COMPLETO:

·    El Sistema de Evaluación :
·      Deberá establecer el tipo de pruebas, trabajos y procedimientos de evaluación a realizar, su número, los criterios para su corrección y los componentes que se tendrán en cuenta para la calificación final a otorgar a los respectivos estudiantes, así como la forma de notificación de las calificaciones otorgadas.
·      Será diversificado. El examen final no puede ser el único elemento evaluable previsto en la programación académica de la asignatura.
·      Será el mismo para todos los grupos de un curso.
·      Será el mismo para las dos convocatorias ordinarias correspondientes a un curso académico (la segunda convocatoria ordinaria es la de septiembre)
·      Debe incluir la ponderación otorgada en la calificación a cada uno de los elementos puntuables
·      Se podrá computar la asistencia a clase
·      Podrán programarse actividades que sean recuperables. De tal forma, que en el caso de las actividades no recuperables, se mantendrá, para la segunda convocatoria ordinaria, así como para la extraordinaria del siguiente curso académico, la calificación obtenida en la primera ordinaria.
·      La ponderación asignada al examen final, según fecha programada por el Centro, no podrá ser inferior al 50%.
Para la convocatoria extraordinaria, y la convocatoria extraordinaria por finalización de estudios, el sistema de evaluación coincidirá con el sistema de evaluación de las convocatorias ordinarias aprobado en el curso académico anterior.

miércoles, 20 de marzo de 2013

El claustro del IES Juan Ramón Jiménez se rebela

Reproducimos el escrito del claustro de profesores del Instituto de Enseñanza Secundaria "Juan Ramón Jiménez" que han dirigido a todos los medios de comunicación:

TEXTO COMPLETO:

Desde hace tiempo el sistema de enseñanza pública en nuestro país viene sufriendo un proceso de deterioro alarmante, sobre todo en la enseñanza secundaria obligatoria. Aunque nosotros, los profesores, somos los que lo vivimos y sufrimos más directamente, estamos convencidos de que dicho deterioro es vox populi, todo el mundo lo percibe. Los políticos lo saben. La administración educativa lo sabe. Los padres y los alumnos también, por lo menos los más concienciados, y lo sufren. Invitamos a quien quiera a que entre en alguna de nuestras aulas y que vea las condiciones en que intentamos dar clase: alumnos sin interés por el estudio, sin hábitos de trabajo, maleducados, sin respeto al profesor, que no tienen noción de lo que significa el esfuerzo y la responsabilidad y con gran falta de competencia curricular por la nefasta promoción automática de curso. Esto repercute en todos, alumnos y profesores. La situación se hace insostenible a pasos agigantados. Sufrimos vejaciones por parte de algunos alumnos, somos insultados por ellos, muchos padres no nos respaldan, la sociedad nos da la espalda y creemos que ha llegado ya el momento de que se valore justamente nuestro esfuerzo y dedicación, puesto que el futuro de nuestro país depende de la preparación, la educación y los valores de nuestros jóvenes, que serán los adultos del mañana.
Os aseguramos honradamente que así no podemos seguir, que debemos cambiar muchas cosas, que hay que dar otra salida digna a aquellos alumnos que no están dispuestos a hacer ningún esfuerzo intelectual, que se aburren, molestan, crean conflictos en clase... y ofrecerles otro tipo de enseñanza más práctica, más manual (carpintería, fontanería...), porque además esto les estaría ofreciendo la posibilidad de un trabajo digno en el futuro. No podemos mezclar a todos en el mismo saco, pues perjudicamos a unos y a otros. Es verdad que no todos los alumnos son así, que hay alumnos muy buenos, educados, con interés. Pero el deterioro al que nos referimos se va generalizando cada vez más. Y por si esto fuera poco, además nos van recortando cada vez más derechos laborales y económicos: reducción salarial, eliminación de pagas extraordinarias, aumento del número de horas de clase, mayor número de alumnos por aula, recortes en la remuneración por enfermedad, disminución de las sustituciones del profesorado, despido de 4.502 profesores interinos durante este curso académico, etc. Todos estos recortes en educación inciden negativamente en su calidad. No hay dinero para la enseñanza, pero sí para los bancos.
Precisamente porque tenemos interés por nuestros alumnos, porque nos preocupa la calidad de la enseñanza y queremos contribuir a mejorar esta situación, nos dirigimos a los medios de comunicación para que hagáis llegar nuestro descontento a toda la sociedad en general y a las autoridades educativas en particular. La enseñanza pública es algo muy importante y no podemos dejar que se deteriore como lo viene haciendo. No debe ser un asunto partidista sometido a los vaivenes electorales. Debe ser asunto de máxima prioridad y consenso, fruto de un pacto entre todos de largo alcance. Muchos profesores, que estamos hartos de que se nos culpabilice de esta nefasta situación, queremos cambiarla. Pero no se debe cargar sobre las espaldas del profesorado todos los problemas que acarrea la sociedad. Los padres también tienen una gran responsabilidad en el asunto, así como la administración educativa. Apelamos a la sensibilidad de nuestros representantes políticos para que tengan altura de miras y afronten este problema. Pero queremos que cuenten con nosotros, con el profesorado, ya que legislar desde los despachos, lejos de las aulas, hace que se pierda el sentido de la realidad.

jueves, 14 de marzo de 2013

El paro en España y la Educación

El programa Econonuestra del 5 de marzo lo dedicamos al paro y la educación. Para que os vayáis a la parte que más os interese, os comento el minutaje del vídeo:


  • 10 primeros minutos hablamos sobre el paro
  • los 8 restantes sobre Educación. La ocurrencia de la Junta de conceder el título de Secundaria a niños con cinco asignaturas suspensas.

martes, 12 de marzo de 2013

Contra la Cultura del Esfuerzo

Reproducimos el Editorial de EL Diario de Sevilla del 9 de marzo de 2013 con el que estamos totalmente de acuerdo.  Es obligado destacar las razones que de la Junta para aprobar a este alumno:

"No aprobar biología y Geología, Ciencias Sociales y Física y Química no impide la titulación ni menoscaban la formación académica y las competencias necesarias que permitirán al alumno reclamante afrontar una brillante carrera en cualquiera de los objetivos académicos o laborales que se proponga"

INCREIBLE pero cierto. Y ya está llegando a la Universidad.

EDITORIAL

LOS recientes casos de alumnos que han aprobado exámenes tras las reclamaciones de sus padres ante la Consejería de Educación, pasando de curso y obteniendo títulos con hasta cinco asignaturas suspendidas, suponen una tendencia muy preocupante. En primer lugar, porque conduce a la desautorización de la labor de los docentes -los mejores conocedores de la situación real de cada alumno-, cuya capacidad de evaluación queda en entredicho. Resulta un ejercicio de incoherencia por parte de la Administración educativa que se hagan llamamientos al respeto de la autoridad de los profesores y se avalen decisiones como las que se están produciendo estos días. En segundo lugar, porque se lanza un mensaje perverso de cara al resto del alumnado y a la sociedad en general, como es que el esfuerzo no sirve para nada y que es posible obtener un título sin dar golpe. En la resolución de la Junta favorable a un alumno de Secundaria de un instituto de Bormujos (Sevilla), se llega a decir que tres de las materias que los profesores no le aprobaron (Biología y Geología, Ciencias Sociales y Física y Química) "no impiden la titulación ni menoscaban la formación académica y las competencias necesarias que permitirán al alumno reclamante afrontar una brillante carrera en cualquiera de los objetivos académicos o laborales que se proponga". Semejante barbaridad sólo puede provenir de quienes tienen un profundo desconocimiento de la realidad del proceso educativo y se inmiscuyen en la tarea docente sin aplicar unos criterios mínimamente serios. De esta forma tan arbitraria, la Consejería sólo contribuye a minusvalorar la figura del profesor, creando un enorme malestar en la comunidad docente. Además, en tercer lugar, este tipo de decisiones acaban teniendo un reflejo negativo en el posterior proceso formativo del alumno aprobado, haciéndole un flaco favor de cara a su futuro laboral. Urge, por tanto, que se ponga freno a esta práctica por el bien de la educación en Andalucía, que ya arrastra bastantes lastres y acumula demasiadas estadísticas que sitúan a la comunidad en cabeza del fracaso escolar. Hay quienes, desde erróneos planteamientos igualitarios y pretendidamente sociales, confunden algo tan noble como la cultura del esfuerzo con la apuesta por las élites. De esa forma no sólo no contribuyen a la búsqueda de la excelencia que tanto proclaman, sino que castigan a quienes estudian, provocando agravios y situaciones injustas. Si queremos tener un sistema educativo a la altura que se debe exigir a cualquier comunidad desarrollada, lo mínimo que hay que hacer es respetar a los profesores y a los alumnos que trabajan, poniéndolos de ejemplo ante la sociedad.

sábado, 9 de marzo de 2013

Prima de Riesgo en 2012

Os dejo el programa Econonuestra del 26 de febrero en el que hablamos:

1.- Los primeros 5 minutos sobre los deberes de los niños en el colegio
2.- Los 15 restantes dedicados a la Prima de Riesgo en 2012


jueves, 28 de febrero de 2013

La verdadera defensa de la Universidad Pública

Os dejamos el artículo que hoy nos ha publicado EL MUNDO ANDALUCÍA:


TEXTO COMPLETO:


LA VERDADERA DEFENSA DE LA UNIVERSIDAD PÚBLICA

En estos últimos años, obligados por la crisis, nos hemos acostumbrado a oír y comentar medidas de política económica. Los ciudadanos hemos aprendido a utilizar con soltura términos que nos eran ajenos, como la prima de riesgo, la deuda y el déficit público, términos que nos sirven de medida de la situación económica. También hemos aprendido a distinguir entre las distintas políticas económicas que supuestamente nos deben sacar de esta interminable crisis. Así, leemos en el periódico que determinados economistas abogan por la austeridad, mientras que otros, economistas también, reclaman gastos públicos adicionales que incentiven el crecimiento de la economía.
Pero, independientemente de la crítica velada a la ciencia económica y a sus profesionales (por cierto, la mitad de “Lógica Mente”) nos olvidamos de lo más importante, de la base de todo país, y por tanto, la base de su economía: el sistema educativo. Porque, por mucho que nos esforcemos en aplicar políticas económicas adecuadas, si falla el motor del coche, la educación, tendremos un volante perfecto, los frenos estarán a punto, pero el coche nunca arrancará.
Como es obvio, el sistema educativo público y de calidad es la base de la economía del conocimiento, sistema que, curiosamente, ningún político discute como la economía del futuro y, sin embargo, ninguno de ellos pone el acento en dicho sistema.
Está muy bien defender lo público. Está muy bien creer en un sistema público de educación y defender su existencia como pilar básico de un estado democrático. Nosotros, como le hemos dedicado a la docencia pública ya más de media vida, la defendemos a muerte. Lo que chirría es ver detrás de las pancartas en defensa de la educación pública a muchos de los que más activamente han contribuido a cargársela. Y gritando, claro, consignas demagógicas y de manual de corrección política. Pero no debemos desviar el debate hacia lo accesorio cuando lo fundamental está hecho unos zorros. La manera de defender lo público es, nada más y nada menos, que dotarle de calidad. Obvio. Nadie va a querer pagar por algo que puede tener gratis, y de, al menos, la misma calidad, ¿no? Y, desde luego, no dudamos de que los recortes en educación puedan ocasionar una disminución de la calidad de nuestro servicio, y de que hay muchas otras cosas en las que se podría recortar antes que en educación. Pero nuevamente, el meollo fundamental de la cuestión es que la calidad de la educación pública estaba ya bajo mínimos antes de los recortes y, si no hacemos algo ya, lo seguirá estando después, si es que alguna vez acaban.
La defensa de la educación pública pasa irremediablemente por una reforma a fondo que no gustará a muchos, pero que es vital si queremos que nuestros niños y jóvenes sean mañana profesionales con una formación verdaderamente competitiva. Y el futuro de todos, ellos y nosotros, va en eso.
En el caso de la Universidad pública, la reforma debe implicar un cambio en el modelo de gestión. El actual modelo de autogestión de la universidad pública, en nombre de una mal entendida autonomía universitaria, está condenado al fracaso. Sin una gestión eficaz y profesional, no hay nada que hacer. La universidad pública tiene que estar dotada de un sistema de gestión que posibilite que cada cual se responsabilice de sus actos ante un superior. Y además, la gestión debe ser profesional. Un catedrático con muchos sexenios de investigación sabe, seguro, mucho sobre su área de conocimiento, pero no tiene por qué saber nada de gestionar un centro o una universidad. Responsabilización y profesionalización son vitales para asegurar una gestión adecuada.
Un nuevo modelo de gestión debería garantizar la selección del profesorado con criterios de calidad y, por supuesto, una evaluación real de su actividad, y promoción en función de los méritos desarrollados. Con nuestro sistema actual, Einstein lo tendría muy difícil, si no imposible, para conseguir una cátedra en nuestras universidades y si, por un fallo del sistema, lo consiguiera, sería recibido a buen seguro como un peligroso usurpador por gran parte de sus nuevos compañeros.
Finalmente, es necesaria una selección adecuada del alumnado, con evaluación real de sus conocimientos previos, y establecimiento de criterios académicos (no económicos) serios de permanencia. El alumno usa recursos públicos y está obligado a aprovecharlos. Actualmente nos autocomplacemos con el nuevo mantra de lo de la “generación mejor formada de la historia”. Pero lo que tenemos, que es distinto, es la generación con más títulos de la historia. También podríamos enviar por correo y a portes pagados (para mayor comodidad de los receptores) un título de ingeniería aeronáutica y otro de filología hispánica a todos los españoles, pero no es eso. Debe interesarnos también el nivel de formación real que tienen nuestros egresados. Y ése va irremediablemente en declive, por haber adoptado un sistema que penaliza claramente a los buenos alumnos por no traumatizar a los malos.
En general, a nuestro juicio, todo pasa por una mayor exigencia para todos. Porque no nos olvidemos que sin un sistema educativo de calidad, que permita el acceso de los mejores, tengan el poder adquisitivo que tengan, pero exigente académicamente y que proporcione una formación de alta calidad, la economía del conocimiento, por muchas leyes que aprobemos, nunca arrancará.

José Manuel Cabello González
Profesor Titular de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga
@checabello

Francisco Ruiz de la Rúa
Catedrático de Métodos Cuantitativos de la Universidad de Málaga
@currorr