lunes, 23 de diciembre de 2013

Las SICAV

Hoy toca ser políticamente incorrectos. Voy a defender las SICAV, que me perdonen los buenistas. Y no sólo defenderlas, sino pedir que se generalicen a todos los ciudadanos que quieran hacer uso de ellas.

Veamos:


1. La única critica que se puede hacer a las SICAV es que sólo la pueden hacer los ricos (se necesita un capital mínimo de 2.400.000 €).

2. Una SICAV tributa como un FONDO DE INVERSIÓN. Es decir, un 1% de los beneficios reinvertidos y al tipo del ahorro una vez que se retira el beneficio.

3. Por tanto, a los que no tenemos dinero suficiente para crear una SICAV nos hacen pagar al tipo impositivo del ahorro, aún cuando reinvirtamos el beneficio para seguir ahorrando. O bien ahorrar mediante un fondo de inversión.

4. Parece claro que por, al artículo 14 de la constitución, nos deberían permitir al común de los mortales ahorrar en las mismas condiciones que lo hacen los fondos de inversión o los ricos.

En estos tiempos, en los que los ciudadanos somos cada vez más ¿conscientes? de que las pensiones serán cada vez más pequeñas y que el ahorro personal va a ser crucial para nuestro futuro, urge que se unifique y clarifique la fiscalidad del ahorro.

Crítica aparte merece la tributación del ahorro en su totalidad, pero eso será en un otro post.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada